LA DISCAPACIDAD NO ES UNA ENFERMEDAD, ES UNA CONDICIÓN HUMANA.

El desconocimiento, la sobreprotección, el aislamiento y la burla son actitudes que evidentemente debilitan la autoconfianza de las personas con discapacidad intelectual, limitando sus condiciones para desenvolverse y aprovechar sus habilidades remanentes en función de un desarrollo acorde a su etapa de vida.

Los mitos y prejuicios irán desapareciendo en la medida que las personas, las instituciones y la sociedad aprendan a generar espacios de convivencia en la diversidad, a crear sistemas integrados donde cada individuo pueda funcionar según sus potencialidades y no de acuerdo a normas generales y rígidas.

La discapacidad intelectual no se cura con tratamientos o medicamentos. Es una condición particular de funcionamiento intelectual con la cual se puede haber nacido o bien haber ocurrido después del nacimiento.

Se caracteriza por limitaciones tanto de la inteligencia como en las habilidades de adaptación social y práctica.

  • Es una condición inherente al individuo.
  • No se la puede contraer de otras personas.
  • No es un tipo de enfermedad mental, como la depresión.
  • Las personas con discapacidad intelectual pueden aprender, llegar a valerse por sí mismos, trabajar en empleos bien dirigidos y ser aceptados por la sociedad, sólo necesitan tiempo, buena orientación y educación.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *